Sin categoría

Todo empezó el día en que en Recursos Humanos me llamaron incapacitada

Adoraba la empresa, su cultura de Recursos Humanos, su gente, su sector y sus valores.

Sin embargo, no dejaba de ser una multinacional y como tal se adaptaba, se reorganizaba,  se hacía eficiente en costes y evolucionaba como todas, incluso más porque estamos en un sector en transición digital como es el bancario.

El caso es que más de la mitad de los 20 años temi por mi puesto de trabajo porque por muy profesional que seas como estés  en el  momento equivocado en un puesto equivocado…, peligro, peligro.

Y en mi caso normalmente me pillaba de baja por maternidad donde no estás tan blindada como se puede creer y como tengo un horario de trabajo que me permite recoger a mis hijos, para mí era clave la permanencia en mi actual empresa.

Por eso siempre me lo he currado mucho, mucho. Cosas como, un día en la oficina y al día siguiente a parir en todos mis hijos y siempre haciendo malabares para que, menos en la reducción de jornada, no se notara nada mi familia numerosa.

Incluso en el embarazo de la cuarta, vi la posibilidad de sacarme una certificación de finanzas que en un momento dado, me pudiera facilitar el acceso a la Banca Privada, no muy difícil, pero si me costó un excepcional esfuerzo examinarme en plena baja maternal.

Otra reducción drástica

Y cuál fue mi sorpresa cuando  a mi vuelta  me encontré con una decisión de cierre total de sucursal en España que, aunque finalmente no se materializó, acabó en una reducción drástica de mi departamento de la que a última hora me salvé.

Pero inicialmente, en mi equipo éramos 14 y se quedaban 3 compañeros, entre los que yo no estaba.

Mi empresa era idílica en estos procesos y la verdad es que Recursos Humanos siempre daba opciones. A los demás, se nos daba la posibilidad de ir a Suiza pero en el caso de no tener movilidad como yo, tendríamos que dejar la compañía.

Imagina con 5 hijos que panorama ponerte a buscar un trabajo con jornada reducida en mi sector.

Y en medio de esos tiempos tan intensos, un día, por casualidad me encontré en la máquina de café con la responsable de Recursos Humanos que  me pregunto por mi situación.

Yo le contesté ilusamente  que «normal  no estuviera entre los tres elegidos, porque de vuelta de baja maternal,  no había hecho méritos para quedarme «y fue cuando  recibí un comentario que nunca se me olvidará que  de los que más me ha ayudado en mi vida, aunque reconozco que ese día tantísima gracia no me hizo.

Incapacitada según Recursos Humanos

“¿Quee?, mira, Cristina, es mas fácil para ti pensar que no te hemos seleccionado para quedarte porque estabas de baja a pensar que es porque no tienes las habilidades

Tras. Así de gratuito y directo. Y  con mi certificación calentita debajo del brazo de la que estaba tan orgullosa, que repito no es muy difícil pero ¡vete a hacer cinco horas de examen en la universidad, en la baja de tu hija!.

Y la responsable de Recursos Humanos, me decía en toda mi cara que además de quedarme sin trabajo, ¡era una inútil!.

“Mira, déjalo, que ni te voy a contestar a eso” y me metí en el lavabo de al lado y me miré largo rato en el espejo. ¡Que impotencia tan grande!.

“¿Habría alguna manera hoy en día para tener seguridad de ingresos y sobre todo,  para que nunca nadie se atreva a decirte lo que tú vales?”

Lo que yo valgo lo decido yo

Y  decidí que pasara lo que pasara me buscaría un plan B para salir de esa situación de inestabilidad y que nunca nadie en la vida se atreviera a decirme otra vez lo mismo.   Algo tendría que haber para mí en medio de esta revolución digital en la que estamos, incluso con un decorado tan difícil como el mío.

Y como el que busca encuentra, me enamoré del proyecto que  ahora cuento personalmente en el vistazo virtual online de media hora.

Fue el que me hizo ponerme las pilas y descubrir el protagonista y origen de mi Blog:  el poder de la auto gestión mental, que te mejora la vida inmensamente y está al alcance de todo el mundo.

Cambias tu forma de pensar  y tu vida cambia.

Reconozco que  empezaba algo floja, dado que mi mente era más bien un «freno de mano» que otra cosa, por su alergia visceral a los cambios.

Tuve que batallar bastante contra ella para conseguir hacer cosas distintas, porque luchas contra la inercia de toda tu vida, pero se puede conseguir y está al alcance del que quiera. Cuestan los cambios, claro, pero  en mi caso no te puedes imaginar las alas de águila que me dio ese comentario traducidas en empeño, fuerza de voluntad y persistencia…

Me iba a esforzar lo que fuera necesario porque ya nunca nadie me iba a decir  lo que yo valía.

Descubrí un mundo nuevo.

Y empecé a disfrutar de resultados y sensaciones totalmente diferentes, de libertad, logro, seguridad, motivación,  independencia, un día a día mejor  en todas las facetas de mi vida. Porque lo que tú te desarrollas  revierte en todo tu mundo..

Con lo que empecé este Blog, que iba a ser mi forma de que todo el mundo se enterara, que si mejoras tu forma de pensar, mejoras tu vida ..

Para eso recopilé en mi manual de 25 páginas, mi experiencia por si te puede servir a tí.

Cada uno somos los dueños de nuestro propio destino y el capitán de nuestra voluntad porque tenemos el poder de controlar nuestros pensamientos.

Especialmente con las nuevas oportunidades que esta revolución digital está poniendo al alcance del que quiera aprovecharlas..

Nunca dejes que nadie te diga lo que vales.  Nunca. Tú vales lo que tú te propongas.

Un abrazo fuerte,

Cris