Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Por qué quieres tener siempre la razón?

Por más vueltas que le doy, no le encuentro una sola ventaja a querer tener razón.

He llegado a la conclusión que para los que queremos obtener los mejores resultados posibles en cada faceta de la vida, matarte por que te den la razón, ¡no es nada práctico!.

Desde luego, a mí me va  mejor desde que descubrí las palabras mágicas que te propongo luego.
Porque, anda que no desperdicias  valiosa energía en intentar tenerla y luego en restablecer el deterioro de las relaciones  que dejas atrás.
Por no hablar de las que se quedan rotas de por vida.

¿Qué tendrá la razón para que todos la queremos tener?

Normalmente solo incrementa los quebraderos de cabeza, problemas …, genera separaciones y ¡hasta guerras!.
Porque, el mundo es una pura relación, y empeñarte en tener razón no es un buen objetivo para gestionarlas a mejor.
Si finalmente la consigues, siempre hay un supuesto ganador, que serías tú y un perdedor, que no se ha quedado tan contento.
Y enfatizo supuesto porque para poder tener la razón verdadera, ¡tendría que existir una realidad verdadera!, y yo por lo que vengo observando, he llegado a la conclusión de que ¡no existe una única realidad!.
Solo tenemos percepciones personales generadas por ese mismo acontecimiento, originadas por las distintas creaciones mentales dentro de nuestra cabeza.

Y estas creaciones mentales, son individuales y ¡totalmente subjetivas! porque están configuradas por la acumulación de los impactos biográficos que arrastramos cada uno.

Somos una acumulación de lo que nos ha pasado y sobre todo de cómo lo hemos vivido, hasta la fecha..

Y este ecosistema mental que arrastramos es el que nos traduce lo que está pasando en ese momento.
Es decir, continuamente creamos nuestra única realidad.
Que por supuesto, es diferente a la de al lado, ¡por muy similar que sea la vida!.
Mis hijos, por ejemplo, con puntos de vista tan dispares cuando ¡se han criado igual!; mismos padres, mismo colegio…
Y de tanto vivir con nosotros mismos, dentro de nuestras creaciones mentales, nos hemos olvidado que existen otros mundos diferentes y otras formas de percibir los mismos acontecimientos.
Maneras diferentes de entender idénticas situaciones, evaluar problemas.
¿Por qué nos empeñamos tanto en demostrar que nuestra realidad es la única, cuando no es posible? Gran misterio y mayor desperdicio de energía.

Y lo más importante para mí que soy una “friki” de conseguir mejores resultados.

¿en qué medida conseguir tener razón me ayuda a alcanzar mis objetivos?

A mi me parece que en poca.

Es muy poco efectivo, quizá me he quedado más a gusto pero noto que genera más resistencia en la contrapartida para la próxima interacción.

Y repetidas veces puedes generar resentimiento o rencor porque esta resistencia se acumula.

Si hay un conflicto, está claro que algo hay que mejorar para la siguiente situación, ¿no?

Si te empeñas en defender tu punto de vista como el único posible, ¿cómo vas a llegar a una solución mejor para la próxima vez?

Claramente, para que no suceda lo mismo hay que cambiar algo, pero con la verdad absoluta de tu punto de vista, ¡le cierras el oído a la otra parte!

Ya no escucha y menos estará dispuesto a cambiar algo.

Otro enfoque sobre la razón

Te propongo otro enfoque: –dá la razón.

Utiliza estas tres palabras mágicas.

“Probablemente tendrás razón» y luego ya sigues, «pero mira, ¿que te parece si…?”
Y cuando utilizas palabras mágicas, pasa como cualquier hechizo.
El ambiente se calma y ganas un tiempo precioso para reflexionar un mejor desenlace de la situación, porque no sabes cómo tranquilizan y abren el oído del contrario.
Está dispuesto a escuchar y lo tienes de de tu parte para razonar entre ambos como mejorar.
Se relaja la tensión.
Priorizas una mejor gestión, a quedarte agustito con tu razón.

Ya verás, pruébalo.

Quizá no lo consigas en el 100% de los casos, pero seguro que en muchos si puedes y cada mejor resultado , … ¡eso que te ganas!.
Yo a mis hijos ya les ando diciendo que lo practiquen:

Mamá, en que en el cole me han dicho que tengo cara de oveja,

¿En serio? ¿Y  tú crees que la tienes?

No

Pues ya sabes, hija, diles a esas niñas  «probablemente tendréis razón».

Y tú sigue con lo tuyo».

Espero que te sirva y si es así, que me lo cuentes en algún comentario.

Un abrazo y como siempre, mil gracias por leerme!
Cris

Cris Contango
signature
comparte!
18 Responses
  • Mariana
    mayo 19, 2019

    Hola muchas gracias por compartir tus experiencias , conocimientos … Dame una ayuda quizá no lo vea yo. ..
    Mi pareja desordena la casa y veo que su familia también . ELLOS no son muy devotos del orden. Ahora vivo en casa con mi pareja pero siento que me molesta limpiar la casa los fines de semana porque mi esposo a pesar de que hablé con él para que colabore no lo hace. Siento que le dedico demasiado tiempo a ello. Bueno dime que refleja esa situación. Es tan a menudo que aveces pierdo los papeles y le digo en voz airada que colabore y él se levanta de donde está y no quiere hablar dice que no es el momento y eso me enoja más. Se vá y yo culmino con un llanto de enojo. Por favor me gusta vivir en orden y quisiera que me apoyes como soluciono este pequeñísimo detalle. Gracias, gracias, gracias, mil bendiciones para tí .
    Muchos éxitos mi bella Cris.

    • Cris Contango
      mayo 20, 2019

      Muchas gracias por tu comentario Mariana, prefiero no aconsejarte antes de hacerlo a la ligera, sin conocer los detalles y la verdad que tampoco soy yo una experta en problemas matrimoniales.
      Sólo te digo que mejor no pierdas los nervios y que trates de no enfadarte mucho por cosas que no puedas cambiar, que no dependan de ti. Dedica tu energía y esfuerzo en esas que si que puedes. Un abrazo, Cris

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.