Mis Reflexiones Mentales

¿Tu mente es fija o flexible?

Hoy ya te pregunto sin rodeos como es tu mente

“Ni idea”. Claro. Vaya pregunta tan rara, ¿qué es eso de preguntar como es una mente?
Lo voy a reformular que es lo que tiene la magia de la comunicación, ¿crees con las capacidades actuales que tienes gracias a tus talentos naturales y la experiencia adquirida es suficiente para conseguir tus objetivos?
Si es así, entonces tienes una mente fija.
O, ¿opinas que desarrollar tus habilidades vitales por medio de esfuerzo y práctica te va a acercar más a un mejor decorado, que si no lo haces?… Y que como lo único que no cambia es el cambio, ¿todavía te queda algo que aprender?
Te pongo un ejemplo; con cuánta gente hablo que vive de espaldas a internet. Ni redes sociales, ni compras online “por principios” y todo el mundo es libre de adherirse a unos principios.
Lo que pasa es que decides ignorar que la forma de hacer las cosas está cambiando (a mi me supondría cargarme con los cien litros de leche que compro en cada pedido, uff).
Y que la forma de comunicarnos también.
De los tochos de libros llenos de letras al mundo de las imágenes, y ya ni si quiera, que ahora lo que prima es el video. Si no te adaptas igual te va a perjudicar mucho a la hora de entenderte con las nuevas generaciones.
Si tienes hijos tampoco es lo ideal porque les estás dejando huérfanos en el país más grande del mundo que es internet porque al no estar dentro no les monitorizas ni aconsejas.
Puedes dar la espalda al mundo online porque “de toda la vida”, te gusta ver a la gente cuando hablas pero tampoco te cambies de trabajo porque van a mirar tu huella digital y les va a parecer raro que no tengas.
Hoy en día, quien gana algo con cerrarse a internet.
Además nos guste o no el conocimiento, que tanto ha costado acumular, se devalúa porque cada vez, dispones de más información a tu alcance y la diferencia la marcarán otras habilidades y en mi opinión la reina va a ser la capacidad de adaptación.
Si no la tienes, te quedas fuera de posibles oportunidades que se abren, y para adaptarte necesitas una mente flexible, abierta y positiva.

Como la gasolina para un coche, cuanto más flexible seas, mas lejos llegarás, porque cambias lo que no te gusta de ti mismo haciendo las cosas de otra forma y no sigues soportando día tras día, el estar estancado, viéndolas venir.
Igual que el cuerpo necesita comida sana, la mente necesita no estancarse.
Mi estantería está llena de libros de gestión de conocimiento, sobre educación, comunicación, mentalidad… usados, subrayados y resumidos.
Yo me he tenido que flexibilizar mucho para conseguir mis nuevos objetivos y, sin tiempo disponible, los libros y audios me han funcionado de maravilla.
Hago lo que me parece que tiene sentido, (porque si no haces da igual que los leas, que el cerebro solo se perfecciona con la acción) y ahorro muchísimo tiempo en cursos y formaciones.
Hay gente que se ríe de estos libros pero a mí me parece que si dejas de buscar información y conocimiento de ti mismo, la ignorancia se apodera de ti.
Porque lo que sabes es tu mayor riqueza y lo que ignoras, tu mayor riesgo.
Y como riesgo, cada vez hay más, mejor es aprender a manejarlo en vez de evitarlo pensando que si sigo haciendo lo mismo, nada va a cambiar.
El conocimiento es poder, sin el conocimiento el mundo te empuja de un lado a otro y no hay mejor defensa que crearte un ecosistema mental de plenitud de recursos y utilizar las fuentes más generosas de tu propio cerebro para alcanzar tus objetivos.
Asegúrate de tener una mente flexible, porque no es que estemos en una época de cambios si no en un cambio de época y hay muchas probabilidades de que te pueda ser útil.
Un abrazo fuerte,
Cris Contango

El poder de una mente positiva

Ser una persona positiva no viene de fábrica

¿Has pensado alguna vez lo que cambiaría tu vida si aprendieras a pensar de forma positiva?
Y es que, en nuestro mundo civilizado, y con nuestras necesidades básicas cubiertas… párate a pensar y dime… ¿De dónde provienen la mayoría de nuestros males?
Pues de las vueltas que damos a la cabeza por cualquier cosa, no? Y es que, en muchas ocasiones.. ¡nosotros mismos nos convertimos en nuestro peor enemigo!
Igual te pasa lo mismo que antes me pasaba a mí, que se te van las horas, repasando mentalmente situaciones pasadas: lo que podrías haber dicho, lo que podrías haber evitado si no hubieras hecho tal cosa, o quizás lo que podrías haber, o no… ¡tenía que haberme callado!…

Inmerso en una telaraña mental

Si esto te pasa una y otra vez, y no llegas a ninguna conclusión final. Si acabas exhausto y en el mismo sitio que antes o incluso peor, agobiado por el tiempo perdido. Si esta situación se retroalimenta contantemente y acabas viendo las cosas de cualquier manera menos de forma positiva.
¡¡Estate alerta porque estás atrapado en una telaraña mental!!
Quizás también pasas el día preocupado por lo que va a pasar en el futuro; por tus hijos, por tu cuenta corriente o por la situación de tu empresa.
Y resulta que llevas así 15 años pero ¡todavía no ha pasado nada!, pero ojo que llevas ¡¡15 años!! Sufriendo… ¡como si fuera real que hubiera pasado!
Pero no pienses que eres un bicho raro, ni una mala persona por eso de tener tantas cosas que agradecer en tu vida, y estar amargándotela de esta forma tan tonta.
Te aseguro una cosa, le pasa a todo el mundo. Y es que, parece que le tengamos alergia a pensar de forma positiva.

Evitar las telarañas mentales para pensar de forma positiva

Para mí, una telaraña mental, es el resultado de pensar en cosas que no tienen ninguna relación con la realidad.
Y aquí está el quidde la cuestión:
¿Qué entiendes tú por realidad?
La realidad es tu cuerpo y el ambiente físico que le rodea. Y punto.

Lo demás ¡ya no es la realidad!
Si lo que estás pensando, ya ha pasado o no ha ocurrido, sólo existe en tu mente; y conviertes tu pensamiento en un generador de tensión y de sufrimiento.
¿Sabes que la mayoría de las cosas por las que no s preocupamos? ¡No pasan nunca!
¡Pero para nosotros ya da igual que sucedan, porque ya las hemos sufrido!
Yo antes era la reina de las telarañas mentales, CJ, hijos, trabajo, plan B, amigas, familia… y encima con culpabilidad por no ser positiva. De hecho estos pensamientos me siguen atacando, pero ya no son un problema porque los detecto, y los corto en seco.
Sinceramente, ¡no tengo tiempo para seguir desperdiciándolo!

El resultado de una mente positiva

Te pongo el ejemplo más cercano en mi misma, cuando empecé con este Blog: ¡las telarañas de campeonato que tuve!, porque mi mente me recordaba constantemente que: yo no soy nada, ni coach, ni terapeuta, ni psicóloga, ¡para nada!
Qué me creía yo lanzando un Blog sobre este tema y encima ¡escribiendo un manual!, vamos… ¡no lo iba a leer nadie!
Pero en mi caso, que he nacido con una mente “freno de mano” y con tendencia pesimista, he comprobado que esforzándote todos los días, la puedes gestionar para que juegue a tu favor y llegar así a obtener los resultados de una persona optimista y positiva…
Así que tenía la necesidad de contarlo. ¡Porque igual le podía ayudar a alguien!
Y más tarde, cuando el blog empezó a andar y el número de suscriptores empezó a aumentar, me bloqueé en otra telaraña mental porque me agobié al pensar que me iba a leer un montón de gente.
¿Te imaginas el estrés y el agobio que tenía yo solita dentro de mi cabeza?
Las telarañas mentales siempre son obstáculos para alcanzar tus objetivos. Todo hubiera sido infinitamente más fácil cuando empecé el blog si automáticamente me hubieran venido pensamientos del tipo: toda la humanidad está esperando para leer un Blog como el tuyo, ¡menos mal que lo lanzas!
Las telarañas mentales no te suman, te restan. Por eso hay que eliminarlas ipso facto y la única forma es a través de la acción y cuanto antes mejor.

El pensamiento tiende a sustituir a la acción.

Deberíamos usar el pensamiento para resolver problemas reales y tratar que acaben en una acción.
Porque algunos pensamientos son fundamentalmente un sustituto de la acción, y cuanto antes aprendas a detectarlos y actúes para bloquearlos, más fácilmente te liberarás de ellos.
Y menos sufrirá tu cabeza dándole vueltas al mismo asunto.
Por el contrario, cualquier pensamiento que da lugar a una acción, te hace conectar con la realidad y te devuelve tu bienestar.
Así que te voy a decir la forma más fácil de detectar los pensamientos dañinos:
Pregúntate; ¿este rato que he pasado pensando en este asunto ha acabado en algún tipo de acción por mi parte? ¿No?, pues ya sabes que has perdido tu precioso tiempo enredado en una telaraña.
O lo piensas,… o lo haces.
Proponte vivir sin telarañas a partir de ahora.
Y por último, te recuerdo que…  te puedes suscribir a mi blog y recibirás un regalo: Mi manual de Iniciación a la Gestión de Pensamientos


Acepto la política de privacidad (necesario)*
Si te ha gustado esta entrada, puedes leer esta otra entrada del blog en la que profundizo sobre este asunto: Somos lo que pensamos

¿Generas soluciones creativas?

Una pequeña confesión

Así como te cuento que me hubiera gustado tener diez hijos en lugar de solo seis, te confieso que entre mis mejores habilidades no se encuentran las de cocinar, planchar, limpiar, ordenar armarios ni coser pespuntes en mi tiempo libre.
De ahí las célebres cenas del “huevo frito” con amigos y CJ, mi santo varón, que a veces se impacienta por mi falta de motivación hacia las tareas de la casa y explota “es que mi mujer hasta la fecha ¡ todavía no ha frito un huevo!”.
Pero es que, el tiempo es ¡lo más precioso que tenemos!, y sinceramente ese minuto prefiero invertirlo en abrazar a un hijo, coger un libro o como mucho hacer un menú semanal en un Excel para correlacionarlo con la compra en el supermercado online y que sea todo muy eficiente.
Aunque a veces no lo es tanto, como cuando llegaron 18 fuets (se me fue el dedito al meter la cantidad) y tuvimos que hacer una fiesta y que cada persona se fuera con un fuet “puesto”. La verdad que me agobié un poco con tanto fuet y desde entonces intento dedicar más minutos a comprar online.
Por eso, cuando pasó lo que te cuento en la Categoría del plan B y en un principio cerraban mi empresa, la nube negra de tener que ser ama de casa planeó amenazadoramente sobre mi cabeza.

¿Dónde iba a conseguir un trabajo que me permitiera seguir llevando y recogiendo a mis hijos del colegio con un ingreso suficiente para que además me compensara subcontratar los rollos caseros?
Tremenda motivación para poner mi cabeza a funcionar de forma eficiente, vamos, te aseguro que nunca jamás el cerebro de una rubia ¡ha producido tanto!.
¿Como me las arreglo ahora para seguir haciendo solo “lo bueno” y lo que menos pueda de “lo malo”?
A ver, ¿A cuánto está la hora de trabajo de la gente que cocina, plancha y limpia?:  A 10-12 EUR
Entonces, si yo encuentro alguna forma para incrementar mi “hora de trabajo” a 20 EUR entonces cada hora que subcontrato a alguien para que me haga los rollos ¡Gano 8 EUR!!

Y ¿si me la incremento a 50?, ¡38! ¡Un chollo! ¡No paro de ahorrar dinero por no hacer lo que no me gusta y emplear mi tiempo haciendo lo que si!

Y estas son las cuentas de “la vieja” que puse en marcha dentro de mi cabeza,
(Muy importante, por favor, no siendo yo ”la vieja” ¿eh? es un dicho popular español. )
Yo planeo ser la persona más joven de la historia cuando deje de respirar en términos de risas, calidad de vida y salud  posible que para eso me curro tanto la prevención que. por cierto, funciona.
Y es que ¡es todo la forma de plantearte las soluciones a la que hayas acostumbrado tu cerebro!

Un pequeño ejemplo

Mira que diferencia:

Te hace una tremenda ilusión llevar a tus hijos a un parque de atracciones pero ¡sois muchos!
¿Como lo planteas dentro de tu mente?.

“Vaya, no me llega para llevar a mis hijos a Disney World”
ó
“¿Cómo puedo conseguir ir con mis hijos a Disney world?”
La forma en que activas tu cerebro a funcionar, no tiene ¡nada que ver!.
En la primera formulación pones en marcha un proceso de frustración y resignación, en la segunda uno de solución activando tu creatividad y el consiguiente camino de disfrute con la ilusión de conseguirlo.

La inmensa diferencia de resultados que hace estas dos formas tan distintas de plantearte las dificultades ¡es infinita!
Y a medio- largo plazo ¡es el día y la noche!.
No sé como tienes tus auto respuestas a las dificultades programadas, pero quizá sería bueno darle un repasillo añadiendo alternativas creativas de cara a conseguir resultados distintos este año.
Si no cambias nada, ¡nada cambia!.

Un abrazo muuuy fuerte,
Cris Contango

¿Qué gafas te has puesto hoy?

Tus gafas mentales

Porque tu mente usa gafas, no lo dudes.
Tan cierto como que si te pones unas de cristales amarillos, ves todo amarillo y si son verdes, todo verde.
Te lo pregunto, porque las que tengas puestas, crean tu toma de conciencia con la vida, cómo percibes las cosas, cómo las gestionas y tus resultados.

El enfoque mental lo pones tu

Tus gafas mentales son las que te enfocan en lo que tienes,… o en lo que te falta, en tus éxitos, o tus fracasos, hacen que saques partido a tus fortalezas o sean tus debilidades las que te quitan el sueño.
Que veas todo desafíos o también tremendas oportunidades.
Porque, es tu forma de mirar lo que te provoca las emociones, con tu cerebro tamizas automáticamente la realidad que entra por tus sentidos.
En cuanto eres consciente de esto, dejas de darte contra la pared creyendo una y otra vez que los hechos externos son los responsables de tu estado de ánimo y por consiguiente de tus resultados.
¡Basta de echarle la culpa al mundo!.

¡Nadie usa zapatos en África!

Te pongo un ejemplo ilustrativo: un comerciante de zapatos quiere expandirse en África, y manda dos vendedores a que le hagan un estudio de mercado “in situ”.
A su vuelta el primero decepcionado le reporta: “uff, tenemos que encontrar otro país para crecer, ¡nadie usa zapatos en África!. “ Sin embargo cuando habla con el otro le encuentra realmente entusiasmado con el potencial del continente “¡nadie usa zapatos todavía!”
Completamente distintas miradas a idéntica situación.
Y lo más importante… ¿Crees que las siguientes acciones y por tanto, resultados, de cada vendedor tendrían algo que ver?
El tema de la visión mental es  de ¡una trascendencia impresionante!. Es la que hace que una persona sea tímida y otra audaz; una pesimista y otra optimista, una ve una oportunidad donde otra ve sólo obstáculos.
Si eres una persona susceptible lo verás todo con gafas ofendidas y si eres pesimista con gafas desesperanzadas.
Yo misma, hasta que me di cuenta de que todo es según el color del cristal con que lo miras. Creía que estaba contemplando las cosas tal como eran cuando en realidad, ¡estaba siempre interpretándolas!

Soy el chico de la bicicleta amarilla…

Te pongo otro ejemplo más cercano.
La boda en la que he estado esta fin de semana, tuvo su origen el día en que él le dejo en su coche recién aparcado una nota, ”soy el chico de la bicicleta amarilla, me gustaría mucho conocerte, te dejo mi número, llámame”
Fue ese, un instante único y punto de inflexión crucial en su vida¿Qué gafas crees que llevaba puestas? Las de… “estás loco, .. ¿cómo la dueña de esa sonrisa tan especial va a llamar a un chalado que le deja una nota en el parabrisas?” ; o,las gafas de “menuda oportunidad de conocer a la mujer de mi vida, le dejo mi teléfono que a lo mejor me llama ”
Un instante, un tipo de gafas puestas, una boda de sueño y como resultado… toda una vida.
No está mal, ¿no?
¿Sabías que las abejas no pueden ver el color? Detectan ultravioleta, un color que los humanos solo podemos imaginar. Y es la habilidad de ver la luz ultravioleta, lo que les guía al néctar.
Esto no significa que la realidad ha cambiado para las abejas o los seres humanos, simplemente que la ven diferente.

Tu visión de las cosas determina la forma de afrontar tus objetivos

.

Miles de experimentos han probado que tu visión interna se convierte en tu realidad.
Por eso hay que tener cuidado con lo que percibes con tu color de gafas para no actuar sobre realidades que solamente existen en tu cerebro y originan tantos desacuerdos y malentendidos.
Lo bueno de todo esto es que si cambias la forma tu forma de mirar, … las cosas cambian.
Si a partir de ahora te esfuerzas en cambiar las gafas con las que miras tu vida, tu vida cambia.
Dos cosas :
Una; que ya llevas unas gafas puestas, los resultados que tengas en términos de bienestar diario y tu estado actual te da una idea de qué color son.
Es decir, tu estado actual es consecuencia de las gafas que has llevado.

Y dos, que nadie nadie puede aclarar tus gafas menos tú, y con tu esfuerzo persistente, conseguirás una visión más colorida y brillante.

Está en tu mano.

Puedes desarrollar una mirada superior, con la que conseguirás una inteligencia emocional que te permitirá superar los obstáculos de la vida, gestionándolos como un paso hacia delante hasta alcanzar tus objetivos.
Está en tu mano cambiarte las gafas de “em-pobrement” por otras de “empowerment”, que te conduzcan a un día a día con más calidad de vida y a un futuro mejor.

Cuesta esfuerzo y persistencia, pero ¡vale tanto la pena!.
Hay una conexión entre visión y éxito en la vida.
Un abrazo fuerte,
Cris Contango

Mi increíble victoria mental con este Blog

La gestión mental es la base del éxito

Para mí, la clave del éxito no es ser más inteligente, ni más listo, ni tener muchos títulos universitarios… sino ser capaz de gestionar tu mente para que te ayude a conseguir tus metas, o por lo menos, que no te perjudique!
Y más si tienes una mente que hace de “freno de mano”, como es mi caso.
La idea del Blog comenzó gracias a mi Plan B.
Impulsada por mi elevado número de hijos, y las necesidades económicas que acarrean, sumado a los continuos despidos en mi sector, tuve lo que yo llamo un «origen mental»:

Se me pegó como un parásito en la cabeza la decisión de conquistar Internet para darle un gran empujón a mi proyecto.

El problema es que era un  terreno desconocido y temeroso para mí, aunque  sin barreras de entrada, aparte de las de origen mental, ¡que son las peores!. Te hablo más sobre ellas en la entrada >> Mis 2000 despidos y los baby-boomers.

Mi batalla mental con el tema del Blog

Como me fascina leer, decidí que mi aventura digital pasaría por crear un Blog sobre un tema que me apasiona.

Soy una «friki» de la gestión mental y el desarrollo personal, que una vez lo pruebas produce una adicción que no veas y unos mejores resultados que ni te imaginas.

Solo escribiría sobre lo que me hubiera funcionado a mi primero. De ahí lo de «inspirar».

Así que una vez decidido y sin vuelta atrás, me puse en marcha.

Durante meses fui una madre pegada a unos auriculares… viendo videos de YouTube y haciendo cursos online, como el de idea2blog.com que por cierto, empieza advirtiéndote que ¡el 99% de los blogs fracasan!.


Ahí aprendí que, una de las maneras de reducir este porcentaje de error era… escribir un documento para regalárselo a los suscriptores!!!
¿¿¿En seriooooo????

Ufff, imagínate a mí, a solas, con (o contra) mi fantástica mente, escribiendo ¡un manual! sobre gestión mental, ¡y sin dedicarme a nada relacionado con la materia! ni coach, ni psicóloga, ni terapeuta, ni nada remotamente parecido.

Una lucha sin cuartel

Me propuse simplemente resumir en un manual, lo que había leído, practicado y me había funcionado.

Infinitas horas soportando a mi mente como si fuera un dolor de muelas: “Quien eres tú para escribir nada!, estás perdiendo el tiempo, a nadie le interesa el tema, mira que hay Blogs increíbles, quien va a leer el tuyo?”

Infinitas horas también haciéndole frente.
Porque ya he aprendido que las barreras mentales solo están en mi cabeza y con acción enfocada las destruyo.

Como mínimo mi objetivo era lanzar el Blog. Si luego ya no lo leía nadie, bueno. El único fracaso que conozco es no intentar las cosas.

Y así pasaron los meses, por las tardes, entre niños, actividades varias, recados y deportes… me dedicaba a escribir el manual; a veces dos horas, a veces dos minutos, pero siempre hacia delante como una hormiguita.

Por fin lo terminé y llegó el lanzamiento. Te confieso que mi primer mes fué fatal. Puro»miedo escénico», y es que Internet te expone públicamente y si tienes alergia a la exposición  como me pasaba a mí, ufff,  imagínate.

Además  tenía que publicar todas las semanas una entrada, con o sin tiempo disponible,  más o menos inspiración  y resultados mejores o peores.

Hasta que un buen día llegó mi momentazo Pitbull «feel this moment» cuando me di cuenta de que había ganado la batalla porque tenía ¡¡552 suscritos al blog!!, ¿te lo puedes creer?.

Por fín, era ciudadana de internet. Ya estaba digitalizada.

Mis conclusiones

Reflexionando después, me di cuenta de que, no solo  no había pasado NADA de lo que me iba augurando mi mente, sino todo lo contrario, lo que he vivido desde el lanzamiento del blog ha superado mis expectativas con creces.
Luego llegaron otras aventuras, como mi momentazo casero de “globalización”, porque me vi presentando mi propuesta de blog a lectores de otras partes del mundo.. yo, la “mari”, ¡desde el salón de mi casa!. Increíble!! Imposible imaginarse algo así en el mundo offline, donde te mueves en tu calle.
También asistí a un evento de blogueros  de gran éxito, y vi la forma que tienen de afrontar las dificultades. Gente valiente que ha dejado sus miedos atrás y ha apostado por vivir con libertad y buscar su sueño… ¡Todo es posible!.
Y lo mejor, ¿sabes mi emoción indescriptible al leer comentarios de personas maravillosas que me agradecían mi manual?.
Así que me quedo con la insuperable satisfacción del objetivo cumplido. Y mi peor enemigo en este viaje derrotado… como siempre mi mente.

Y con un inmenso y profundo agradecimiento en mi corazón a ti por leerme y haberlo hecho posible, por haberme compartido en redes, a las personas extraordinarias que me ha contactado a través del Blog, a mi familia por apoyarme, a la vida por tantas cosas buenas.

Un abrazo el doble de fuerte
Cris Contango

Mis 2000 despidos y los «baby boomers»

Como mi Blog es biográfico, hoy te comento que la multinacional en la que trabajo ha anunciado otros 2000 despidos antes de fin de año.


Que nadie se confunda, mi empresa es excelente e impecable en este tipo de procesos.
No obstante, ahora la continuidad  exige una permanente adaptación.

Pero, por favor, necesito que alguien me explique donde está la cámara oculta de la siguiente situación.

Mi generación de «baby boomers» o «currantesdesdepequeños», portadores de una extensa «titulitis» para acceder al mejor trabajo estable y seguro de 9 a 6  por cuenta ajena, nos encontramos ahora agarrados a la silla en medio de un huracán increíble de inestabilidad laboral.

Entiéndeme, no hay nada malo en el «9 a 6 por cuenta ajena» a menos que interfiera en tu capacidad de ganar lo que mereces, vivir como te gusta o tener estabilidad financiera.

El problema es que generalmente interfiere.

Y en estos tres meses que llevo de aprendiz de bloguera me he dado cuenta de  que después de tanto currarnoslo ahora tenemos unas «taras» o barreras mentales que nos están dejando  fuera del potencial del mundo digital que ha llegado para quedarse, como en su tiempo llegó la electricidad y más tarde los ordenadores.
Y ¡no podemos minusvalorar este potencial! porque nos puede costar muy caro,… como a Hillary.. ¿o alguien se pregunta  gracias a qué ha ganado Trump? sin ningún respaldo del mundo empresarial, político, académico…, ¡ni siquiera el mediático! con escasos periódicos apoyándole y uno era el del… ¡Ku Klux Klan!

¿Y cuáles son estas dos barreras desde mi humilde opinión?


1) Alergia a la exposición  -¡pero de salirnos granos!-,  yo la primera;
2)  Creencia  educacional de que existe el fracaso: cuando los errores son necesarios en el proceso de aprendizaje.

¿Cómo vas a emprender en Internet donde  te expones y  encima puede verte fracasar  todo el mundo? ¡Es realmente difícil!

Y estas dos barreras te ciegan los ojos de la mente, con los que realmente vemos, de forma que la realidad desaparece y ni se te ocurre una posible solución online.


Y como no dispones de tiempo porque compaginas trabajo y familia, ¿cuanto se reduce tu posibilidad de buscar planes alternativos?

Con lo que  las pedazo de habilidades de persistencia, trabajo y esfuerzo que hemos desarrollado no nos sirven para aprovechar las oportunidades online cuando no tienen ¡NINGUNA barrera de entrada!.

Y es que me doy cuenta de que ¡nos estamos quedando fuera! a mi  me costó un año  desbloquearme para lanzar este Blog, tres semanas  dejar de sufrir después del lanzamiento y solo ahora empiezo a disfrutar del increíble mundo de posibilidades que se abren y que no sabía que existían.
Llevo preguntando a todo quisqui alrededor, como puedo promocionarlo y te digo que ¡nadie tenemos ni idea!

Y, sin embargo, mira a la generación GIG – Millenian – Nativos digitales navegando como pececillos por internet porque han manejado antes una Tablet, que una bici.

Y te pongo un ilustrativo ejemplo de esto;  mi ex compañera de trabajo y su mejor amiga en seis años alcanzaron el americano Círculo del Millón de Dólares en comisiones por desarrollar mercado online para la multinacional que te propongo en la Categoría del Plan B, (si, si, en esos círculos  donde normalmente solo aparecen cuatro de Honolulú, que nunca conoces, porque la oportunidad es un engaño).

Pero esta oportunidad es real como la vida misma, y ahora un equipo de Millenians inglesas han conseguido lo mismo que ellas en poco mas que un año, exclusivamente a través de las redes sociales.

Porque el mundo offline es uno a uno y el online uno a mil.

Y nosotros aquí con nuestras barreras mentales que nos ciegan la realidad de la revolución digital, ¡con la de itinerario profesional que tenemos por delante! No paran de advertirlo en mi asociación de asesores financieros, la precariedad de las jubilaciones.
Lo que te digo, ¿donde está la cámara oculta?

Así que, ¿Por qué seguir viéndolas venir?

Una conocida montó su negocio online alrededor del ¡cacahuete!: mantequilla, mermelada, ensaladas y recetas que le permitieron despedir a su jefe que últimamente no le traía demasiadas alegrías.

Un ex consultor me contaba el otro día lo contento que estaba ahora con su web de bolsos personalizados y que al trabajar sobre pedido en Internet el riesgo es reducidísimo.
¡Hay infinitas oportunidades!

¿Qué te ilusiona? ¿Eres un amante de las fotos nocturnas? ¿Por qué no montar una web/blog/ comunidad de amantes de la fotografía nocturna?  ¡igual te forras vendiendo calendarios temáticos!

¿Por qué no? Internet es tan grande que hay gente para todo, ¡con razón está succionando el negocio de la distribución tradicional!.
¿Por qué no reclamar nuestro pedazo, nosotros, los currantes babyboomers que tenemos todas las habilidades?

Nos desbloqueamos quitándonos la venda que tenemos puesta y empezamos la «Universidad del mundo Online».
¿No tienes ninguna idea? Te propongo mi proyecto, que para mi decorado de –no tiempo- me pareció la mejor opción  sin nada que perder. No tiene cargas a las  que hacer frente si ese mes no tienes actividad y si  la tienes… el multiplicador es infinito, del que cambia vidas, como la de mi amiga.

¿Es difícil? ¡¡Claro!!  Pero, !¿qué no lo es?¡ Y así, en vez de preocuparte, te estás ocupando de que si pasa, que te pille preparado, ¿no?
Ya lo dicen los anglosajones: «nothing worth doing is ever easy»

Peor es vivir un día a día con el agobio y la impotencia de no saber si en tres meses te quedarás sin trabajo.

Además, la vida merece ser vivida con ilusión, con un proyecto propio  creándote el futuro en el que quieres vivir  y solo ponerte en marcha ya te mejora un presente que igual ¡ni siquiera te termina de gustar!

¿Por qué no?

Un abrazo

Cris Contango