Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

En el hospital con los Montoya

Espero que hayas tenido un buen verano, el mío ha sido increíble, especialmente por lo que ahora te cuento.

Estreno curso nombrando  “inspirólogos del verano” con mucha ilusión a mi familia preferida de gitanos que conocí en el Gregorio Marañón cuando ingresaron a mi hija .
No les elijo ni por sus sentido de fraternidad que hizo que se metieran los trescientos mil a la vez en la habitación, ni por sus continuos gritos llamando a la “¡URSULINAAAAA!, ¡URSULINAAAAAAAAAA!” “que nuuuuuu, que é argo con X…” “¡AAAAAH!” “¡URSULINAAAAAAXXXXXXXXXXX!” Así hasta que por fin venía la AUXILIAR, muy buena persona ella, que haciendo de tripas corazón, con la mayor educación les rogaba: “¡¡¡¡¡¡que toquéis el timbre!!!!!!”
Tampoco les elijo por Arón, que en realidad se llamaba Alfonso hasta que un buen día decidió que se lo cambiaba y se tatuó  Arón, pero con una sola A. Le habían dicho que se escribía con doble a, pero decía él, “¿como se piensa la señooora que me iban a llamar?” “¿ A-AAron???”

Muy amable y aseado, por cierto. En cuanto nos vio entrar cogió un Spray y se roció desde arriba de la coleta, hasta la punta del pié y luego un metro alrededor. Tanto es así que terminé preguntándole por los mosquitos del hospital. “Que nuuuu, que’sto é Rexoooooona, señooora”

Ni siquiera les elijo por la historias que contaban, que ni el mejor teatro “Ti he traido la piluuuuca rubiaaa, pero no es de donde la Puriiiii, que es mu barataaaa la jodíaaa pero mi vendió las últimas extensiones con pioooooojos”


¿Y lo increíblemente trabajadores que eran? “¡Día y noche en la obra, señooora, sin un día, ni una hora de descanso!” “Pero, ¿que hacéis todo el día en la obra?” le preguntaba yo. “Pos eeso, vigilaaaar, que ya le dicían al constructor que li convendría contratar para vigilar bien la oooobra no fura que li empezaran a desaparecer todos los días argunas cooosas, que la barriada estaba mu mal y su familia que era la más seria y trabajadora de la zona!”

La verdad es que los Montoya podrían abrir el curso por su increíble amabilidad y atenciones con mi niña desde que puso un pié en la habitación: “dibujiiiitus a la churumbeeela” y le metieron las monedas a la televisión de pago incluso el día que se iban por la mañana.
Los Montoya se portaron de 10 pero no les pongo por buenas personas tampoco, que lo son un rato largo, ni por el profundo agradecimiento que les tengo por hacer que con su trajín  el tiempo volara viendo, a mi preciosa hija de 6 años dar saltos por el hospital, llena de alegría y vitalidad, encantada de ¡por fin! tener un plan con sus dos papis ¡a solas!
Ella no sabía que al día siguiente le harían una intervención en el corazón por un problema que arrastraba desde su nacimiento. Nos habían advertido que teníamos que venir “con la mente abierta, porque igual en el mismo cateterismo le ponían directamente un dispositivo, y si la cosa no iba bien habría que abrir”.
Te confieso que el entrenamiento mental que llevo hasta ahora no fue suficiente como para “abrir” mi mente en esta situación, como me pidió el doctor. Solo conseguí pensar lo menos posible, con la técnica del manual.
Ni siquiera lo conté para no oírme a mí misma, y a mi familia les rogué que por favor no me hablaran del tema.
Vida normal, lo que se pudiera,  hasta el minuto antes.
Pues bien, estando todavía mi hija en el quirófano, vino el médico a notificarnos que después de hacerle la ecografía traqueal, ni cateterismo, ni dispositivo ni operación, ¡¡¡el problema se había solucionado solo!!! Increíble ¿no? Pues estas cosas pasan
Mira, como no encuentro palabras para describir ese instante, ni siquiera lo intento. Tendrás que hacerte una idea por aproximación empática.
Lo único que te digo es que he aprendido una cosa más de la mente y es que también te despierta de felicidad, y no solo de marrones.
Y con esto te  resumo mi verano  y espero que tú también hayas descansado y nos veamos aquí cada Jueves.
Este año me he propuesto hacer las entradas más cortas y cuidar más la ortografía, que no es excusa, pero el tiempo que me queda para escribir es reducidísimo.
Un abrazo,
Cris Contango

 

Cris Contango
signature
share
10 Responses
  • Sara Blanco
    septiembre 13, 2016

    Brutal la noticia. Un milagro, Cris, qué bendición.
    Te diré que yo también compartí habitación una vez con los Montoya. Casi 3 días… Se me pasó el tiempo volando, pero las noches no tanto, con el Pastor evangélico de visita hasta las doce y todos comiendo pollo de una cacerola y chupando los huesos con poco decoro… Nunca me he atrevido a contarlo mucho por si me tachan de lo que no soy. Eso sí, el tema fue muuuy fuerte

    • Cris Contango
      septiembre 13, 2016

      Ja,ja,ja, Sara, que buenooo… Muchas gracias por el comentario, beso fuerte, Cris

  • Leticia
    septiembre 10, 2016

    Cuantíííííísimo me alegro! Despuės de los preámbulos, que tienen todo el arte, llegamos a ese final …….qué alegría más immensa!!!

    • Cris Contango
      septiembre 10, 2016

      Ya te digo, Leticia. Totalmente increíble, muchas gracias por el comentario. un beso muy fuerte, Cris

  • Paul
    septiembre 8, 2016

    Oh my gosh! Do this things happen to real people? Hahaha! Great Cris! Good starter for a new season!

    • Cris Contango
      septiembre 10, 2016

      The best. Tks for the comment xxx Cris.

  • Chusa Romera
    septiembre 8, 2016

    Escribes muy bien. Un súper beso

    • Cris Contango
      septiembre 10, 2016

      Muchas gracias por el comentario, Chusa. A ver si nos vemos pronto. Un beso, Cris

  • nuria
    septiembre 8, 2016

    Cris, me alegro muchisimoooooooo¡¡¡¡¡¡¡ que buen verano¡¡

    Nuria

    • Cris Contango
      septiembre 10, 2016

      Gracias Nuria, ya te digo. Espero que tu también hayas disfrutado. beso fuerte, Cris

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿TE QUIERES SUSCRIBIR A MI BLOG?

Suscríbete a mi blog y recibirás un regalo:

Garantizo 100% tu privacidad. No compartiré tu email con nadie.

Mi manual de Iniciación a la Gestión de Pensamientos

Gracias!
Los datos se han recibido correctamente